Ana Blandiana


Ana Blandiana y el ciclo de poemas
de la revista Amfiteatru: 1984-1985



Presentación y traducción
Viorica Patea
Catedrática de literatura anglo-norteamericana
Universidad de Salamanca

El ciclo de cuatro poemas —“La cruzada de los niños”, “Yo creo”, “Delimitaciones”, “Todo”— publicados en diciembre de 1984 en la revista vanguardista Amfiteatru, ocupan un lugar aparte en la obra de Blandiana. Provocadores, subversivos, estos poemas reflejan el estado de ánimo en el que “la exasperación, la humillación, la rabia y la desesperación, la vergüenza y la rebelión se funden en el sentimiento apocalíptico como única alternativa a una salvación improbable”.1 Los poemas constituyen un verdadero “diccionario de la exasperación”, los más acuciantes y directos de la poesía rumana después de la Segunda Guerra Mundial.2

En la historia de la literatura rumana estos poemas abren un capítulo aparte, que es el de la literatura en samizdat, el término ruso para la literatura underground copiada a mano por lectores desconocidos y difundida de manera clandestina. Al mismo tiempo, Blandiana, una poeta metafísica y visionaria en la tradición de Rilke, Emily Dickinson o el romántico Mihai Eminescu, articula el lenguaje radical de la poesía postmoderna. Los poemas constituyen una radiografía y denuncia de la dictadura de Ceauşescu y dan voz a la rebelión latente y silenciada de toda una nación.

La publicación de este ciclo de poemas representó un extraordinario acto de valentía por parte de la poeta y del editor de redacción. La revista salió en el mes de diciembre, justo en la época navideña, cuando por el período vacacional, la censura podría estar menos vigilante. Las represalias fueron inmediatas: la revista fue retirada, el director de la revista despedido, mientras que la poeta perdió el derecho a publicar y puso en peligro su propia vida.

Una vez publicados, los poemas fueron reconocidos instantáneamente como expresión de la desesperación colectiva. Adquirieron un eco extraordinario y se transformaron en un fenómeno popular. Circularon en samizdat, copiados a mano en miles de ejemplares y difundidos de manera clandestina. Los lectores vieron en estos poemas un manifiesto, un grito de protesta ante su propia existencia humillante. Autores anónimos ampliaron “Todo” con otros detalles de la vida cotidiana, lo re-transcribieron en diversas variantes tal como ocurría con la cultura oral de la época pre-moderna. El escándalo provocado por la prohibición de estos poemas halló un eco en la prensa extranjera, especialmente en el diario británico The Independent, que les dedicó una página entera. En un extenso artículo firmado por Kevin Jones se desglosaba “Todo” verso a verso para que el lector inglés pudiera entender la razón por la cual la enumeración de unas palabras en apariencia inofensivas podía constituir una realidad tan subversiva en la época de Ceauşescu.3 Las manifestaciones en apoyo internacional a Ana Blandiana por parte de intelectuales italianos y alemanes frenaron las represalias del dictador.

Estos poemas marcan un punto de inflexión y radicalización tanto en la lírica de Blandiana como en la evolución de la poesía rumana en general. Blandiana renuncia a la expresión metafórica-oracular que tanto caracteriza su obra, para adoptar un tono coloquial, directo, que registra las sensaciones inmediatas, sin referencias míticas. “Todo” crea un nuevo lenguaje poético, concreto, impersonal, objetivo y “transitivo”.4 Anti-lírico, anti-simbólico y anti-musical, este poema con su “epifanía de lo banal” bien puede ser considerado la ilustración avant la lettre de la estética postmoderna.5 A través de estos poemas, Ana Blandiana inaugura, mucho antes de la irrupción del movimiento postmoderno de poetas como de Mircea Cărtărescu, Florin Iaru, Alexandru Muşina, Bogdan Ghiu o Ion Stratan, una nueva estética de la verdad de la vida cotidiana, del idioma coloquial de una existencia anónima, inmediata, del aquí y del ahora, que iba ser desarrollado por los poetas de los años noventa.


Cruciada copiilor

Un întreg sopor
Nenăscut încă
Dar condamnat la naştere,
Foetus lângă foetus,
Un întreg sopor
Care n-aude, nu vede, nu înţelege,
Dar înaintează
Prin trupuri zvârcolite de femei,
Prin sânge de mame
Neîntrebate




La cruzada de los niños

Un pueblo entero
Aún sin nacer
Pero condenado a nacer,
Feto junto a feto,
Un pueblo entero
Que no oye, no ve, no entiende,
Pero que avanza
A través de los cuerpos atormentados de las mujeres,
A través de la sangre de las madres
A las que nadie consulta.





Eu cred

Eu cred că suntem un popor vegetal,
De unde altfel liniştea
În care aşteptăm desfrunzirea?
De unde curajul
De-a ne da drumul pe toboganul somnului
Până aproape de moarte,
Cu siguranţa
Că vom mai fi în stare să ne naştem
Din nou?
Eu cred că suntem un popor vegetal
Cine-a văzut vreodată
Un copac revoltându-se?




Yo creo

Yo creo que somos un pueblo vegetal,
¿De dónde, si no, la calma
Con la que esperamos que se nos arranquen las hojas?
¿De dónde, si no, la valentía de
Dejarnos caer por el tobogán del sueño
Hasta cerca de la muerte,
Con la seguridad
De que seremos capaces de volver
A nacer de nuevo?
Creo que somos un pueblo vegetal –
¿Es que alguien ha visto alguna vez
Un árbol sublevándose?





Delimitări

Noi, plantele,
Nu suntem ferite
Nici de boală,
Nici de nebunie
(N-aţi văzut niciodată
O plantă
Înnebunită,
Încercând să intre
Cu mugurii în pământ?),
Nici de foame,
Nici de frică
(N-aţi văzut niciodată
O tulpină galbenă
Încolăcindu-se printre gratii?).
Singurul lucru
De care suntem ferite
(Sau poate private)
E fuga.




Delimitaciones

Nosotras, las plantas,
No estamos a salvo
Ni de la enfermedad,
Ni de la locura,
(¿No habéis visto nunca
Una planta
Enloquecida
Intentando penetrar
Con los brotes en la tierra?)
Ni del hambre,
Ni del miedo
(¿No habéis visto nunca
Un tallo amarillo
Enroscado por entre las rejas?)
Lo único de lo que
Estamos a salvo
(O, tal vez, nos es vedado)
Es la huida.





Totul

Frunze, cuvinte, lacrimi,
cutii de chibrituri, pisici,
tramvaie câteodată, cozi la făină,
gărgăriţe, sticle goale, discursuri,
imagini lungite de televizor,
gândaci de Colorado, benzină,
steguleţe, portrete cunoscute,
Cupa Campionilor Europeni,
maşini cu butelii, mere refuzate la export,
ziare, franzele, ulei în amestec, garoafe,
întâmpinări la aeroport, cico, batoane,
Salam Bucureşti, iaurt dietetic,
ţigănci cu kenturi, ouă de Crevedia,
zvonuri, serialul de sâmbătă seara,
cafea cu înlocuitori,
lupta popoarelor pentru pace, coruri,
producţia la hectar, Gerovital, aniversări,
compot bulgăresc, adunarea oamenilor muncii,
vin de regiune superior, adidaşi,
bancuri, băieţii de pe Calea Victoriei,
peşte oceanic, Cântarea României,
totul




Todo

Hojas, palabras, lágrimas,
Cajas de cerillas, gatos,
A veces los tranvías, las colas para comprar harina,
Gorgojos, botellas vacías, discursos,
Imágenes deformadas en la tele,
Cucarachas de Colorado, gasolina,
Banderas, retratos conocidos,
La Liga de Campeones,
Camiones con bombonas de gas,
manzanas rechazadas después de la exportación,
Periódicos, pan blanco, aceite mezclado, claveles,
Recibimientos en el aeropuerto, Cico, panecillos
Salami Bucuresti, yogurt dietético,
Gitanas con cigarrillos Kent, huevos de Crevedia,
Rumores, el serial del sábado por la noche,
Sucedáneos de café,
La lucha de los pueblos por la paz, coros,
La producción por hectáreas, Gerovital, aniversarios
Compota búlgara, la asamblea de los trabajadores,
El vino de calidad de la región, Adidas,
Chistes, los agentes en la Avenida de la Victoria,
Pescado congelado, Oda a Rumanía,
Todo



1 Ana Blandiana, Arhitectura valurilor, Bucureşti: Cartea românească, 1990, 5.
2 Florin Manolescu, “Poezia exasperării”, Luceafărul, 2 mai 1990, 5.
3 Kevin Jackson, “Underground Notes”, The Independent, 18 de febrero de1989.
4 Gheorghe Crăciun, Aisbergul poeziei moderne, Cluj: Paralela 45, 2002, 118-120.
5 Alexandru Muşina, Paradigma poeziei moderne, Braşov: Editura Aula, 2004.